sábado, 28 de mayo de 2011




La isla de Fuerteventura ha sido estudiada desde el punto de vista del medio natural en magníficos trabajos sobre aspectos parciales de la naturaleza insular, como es el caso, recordando algunos, de los de Pizarro, Kunkel o Navarro Artiles. Sin embargo, a pesar de la gran extensión de Fuerteventura y de su intocado territorio hasta hace casi una década, en contraste con la actualidad, no parece haber trascendido a los estudiosos del medio natural canario. La concepción general en el Archipiélago por parte de la mayoría de la población, de una isla extremadamente árida, sin cobertura vegetal y donde el agua no existe, hace pensar en una isla completamente opuesta a la real, especialmente en el caso de los hongos.
Porque está claro que no son los hongos las estrellas del medio natural insular, pero no hay que olvidar que Fuerteventura es uno de los lugares del mundo donde existe una antigua y muy arraigada tradición micológica, eso sí, sin que la población prácticamente lo sepa. Es el caso de las criadas, hongos ascomicetes del género Terfezia, que para la mayoría de los habitantes de la isla son tubérculos, semejantes a papas.

Historia de las recolecciones de hongos en Fuerteventura.
A la vista de la bibliografía disponible, los primeros datos sobre hongos en la isla proceden de René Verneau, que llega a Canarias en 1876, permaneciendo dos años y volviendo posteriormente en 1884. De su paso por Fuerteventura comenta la existencia, en ciertas temporadas, "...de trufas blancas, un poco blandas y sin el aroma de la verdadera, pero agradables al gusto”. La primera cita sobre la criada tradicionalmente se ha atribuido al alemán Burchard, en 1929: “Die Anwesenheit dieses Ascomyceten verrät sich durch eine geringfügige Anhäufung des Sandes ubre ihm und Word der Pilz von den Frauen der Inseln rasch und geschickt aufgefunden, welche Körbe voll von ihm einsammeln. Er Hat einen angenehmen, trüffelähnlichen Geschmack. Nur nach feuchten Wintern erscheint er.” Sin embargo, ya en 1891 Bolle también las nombra al tratar sobre el turmero, Helianthemum canariense, aunque piensa que se trata de Tuber albus.
No se ha localizado en la bibliografía alguna cita anterior a Verneau, aunque algunos historiadores sí escriben acerca del uso de turmas o, erróneamente, de trufas blancas por los aborígenes. Es lógico pensar que se utilizara este recurso por parte de los antiguos habitantes de las islas dadas las relaciones etnográficas y culturales con el Norte de África y el conocimiento de estos hongos que existe en la zona (Becerra Romero, com. pers.).
Ya entrado el siglo XX, habrá que esperar hasta la década de los cincuenta y sesenta para que se citen las primeras especies para la isla. Serán micólogos del Norte de Europa los que hagan la mayoría de las recolecciones en la isla, casi todas referidas a hongos micromicetes parásitos.
Los artículos que relatan estas citas son los siguientes:
JORSTAD, I., 1958. Uredinales of the Canary Islands. Skr. N. Vidensk.- Akad. Oslo I. Mat.- Nat. Kl. 1958, nº 2.
JORSTAD, I., 1962. Parasitic micromycetes from the Canary Islands. Skr. Norske Vidensk.- Akad. Oslo I. Mat.- Nat. Kl. Ny ser. nº 7.
GJAERUM, H.B., 1970. Fungi from the Canary Islands and Madeira. Cuad. Bot. Canar. 9: 3-7.
WILDPRET DE LA TORRE, W., E. BELTRÁN TEJERA & A. SANTOS GUERRA, 1972. Adiciones al catálogo de Gasteromicetes de las Islas Canarias. Vieraea 2(1): 103-109.
GJAERUM, H.B., 1974. Rust fungi from the Canary Islands. Cuad. Bot. Canar. 20: 9-16.
WILDPRET, W. & E. BELTRÁN TEJERA, 1974. Contribución al estudio de la flora micológica del archipiélago canario. Anal. Inst. Bot. Cavanilles 31(1): 5-18.
Asimismo, se pueden encontrar comentarios a estos artículos y nuevas citas en:
BELTRÁN TEJERA, E. 1976. Nota sobre los Myxomycetes presentes en el Archipiélago Canario. Vieraea 6 (1): 17-24.
BELTRÁN TEJERA, E. 1976. Nuevas aportaciones en el campo de los Micromycetes parásitos de plantas superiores del Archipiélago Canario. Vieraea 6 (1): 33-64.
GJAERUM, H.B. & P. SUNDING. 1986. Flora of Macaronesia. Checklist of rust fungi (Uredinales). Sommerfeltia 4: 1- 42.
En los últimos años, las recolecciones de diversos investigadores, especialmente de la ULL, han dado lugar a las siguientes publicaciones:
RODRÍGUEZ ARMAS, J.L., E. BELTRÁN TEJERA, A. BAÑARES BAUDET & M.D. GONZÁLEZ LUIS, 1988. Adiciones a la flora micológica canaria. VI. Documents Mycologiques. 72: 65-72.
CALONGE, F.D. 1991. Terfezia claveryi Chatin (Ascomycotina) en las Islas Canarias. Boletín de la Sociedad Micológica de Madrid 15: 193-196.
BELTRÁN TEJERA, E. & J. MOSQUERA. 1997. Myxomycetes de las Islas Canarias. Adiciones corológicas de interés. Estudios Canarios. Anuario del Instituto de estudios Canarios. 41: 15-22.
BELTRÁN TEJERA, E., A. BAÑARES BAUDET & J-L RODRÍGUEZ-ARMAS. 1998. Gasteromycetes of the Canary Islands. Some noteworthy new records. Mycotaxon LXVII: 439-453.
BELTRÁN TEJERA, E. & J.L. RODRÍGUEZ ARMAS. 1999. Aphyllophorales (Basidiomycotina) de las Islas Canarias. Novedades corológicas. II. Rev. Acad. Canar. Cienc., XI (Núm.3-4), 223-243.
BELTRÁN TEJERA, E. 2001. Reino Fungi. En Izquierdo Zamora I. et al. Lista de especies silvestres de Canarias. Consejería de Política Territorial y Medio Ambiente. Gobierno de Canarias.
BELTRÁN TEJERA, E. 2005. Los hongos. In: RODRIGUEZ DELGADO, O. (Editor) Patrimonio Natural de la isla de Fuerteventura. CCPC. Tenerife.

El trabajo de la Sociedad Micológica de Gran Canaria en Fuerteventura.
Debido a motivos familiares o laborales, varios miembros de la Sociedad Micológica de Gran Canaria han tenido contacto con Fuerteventura desde hace muchos años, lo que les ha permitido acceder al territorio de una manera muy cercana, conociéndolo, y estudiando la vegetación superior y los hongos. Con motivo de la celebración de las I Jornadas Micológicas de Fuerteventura, en 2004, se aprovechó para revisar la bibliografía existente y se consideró la Lista de Especies Silvestres de Canarias, publicada por el Gobierno de Canarias en 2001, el documento inicial para el estudio de los hongos de Fuerteventura. Allí se citaban un total de 23 especies. Este número aumentó a 32 especies cuando se publicó el libro Patrimonio Natural de la Isla de Fuerteventura, aparecido a lo largo de los meses de marzo y abril de 2005. En el capítulo Los Hongos, la doctora Esperanza Beltrán, de la Universidad de La Laguna, publicó una nueva lista con varias aportaciones novedosas no contempladas en el BIOTA. Llama la atención que algunas de ellas no estuviesen citadas en la comentada Lista de Especies Silvestres de 2001, a pesar de haber sido publicadas en la década de los años ochenta del pasado siglo XX. Por su parte, la Sociedad Micológica de Gran Canaria ha estado recolectando profusamente desde principios de 2003 en distintos lugares de la isla, aunque los estudios de determinación de los hongos están todavía llevándose a cabo. Fuerteventura mantiene muchos enclaves de mucho interés micológico, aunque el gran tamaño de la isla y las duras condiciones ecológicas limitan las posibilidades de poder analizar muchos espacios en poco tiempo. Coincidimos con la Doctora Beltrán en que la micobiota de la isla es más rica de lo que los datos constatan. La enorme dificultad de manejo de mucha parte del material recolectado y el estado en que a veces aparecen los hongos es un factor añadido para que el trabajo se prolongue algo más en el tiempo.
En el presente artículo se excluyen los ascomicetes hipogeos, las denominadas criadas, que serán objeto de un próximo trabajo.
Las especies citadas para la isla en la actualidad comprenden 32 taxones, (Beltrán, 2005). De nuestro trabajo podemos adelantar que este número aumentará hasta sobrepasar los sesenta, a partir del cálculo estimado por los exsiccata recogidos a lo largo de estas dos últimas temporadas, donde la posibilidad de poder llegar a la isla en las épocas adecuadas de mayor pluviometría permite conocer mejor la diversidad fúngica presente en Fuerteventura. Por ello, con las especies añadidas en este artículo, el Catálogo insular alcanza ahora las 36 especies.

Nuevas citas para Fuerteventura.
Gyrophragmium dunalii (Fr.) Zeller.
Leg.: J.M. Torres Cabrera. Febrero 1996. Loc.: El Rinconcillo. Jable de Jandía, Alto de Aguaovejas.
Pisolithus tinctorius (Mich.:Pers.) Coker & Couch.
Exsiccatum: SMGC 0500. Leg.: C.C. Rodríguez-Cabrera. 21.01.06. Loc.: Pinar de Betancuria.
Colus hirudinosus Cavalier & Séchier
Exsiccatum: SMGC 0501. Leg.: J. Rodrigo. 21.01.06. Loc.: Pinar de Betancuria.
Leucocoprinus birnbaumii (Corda) Singer
Exsiccatum: SMGC 0502. Leg.: A. Chinellato. Febrero 2006. Loc.: Puerto del Rosario.

Nuevas localidades para especies anteriormente citadas.
Montagnea arenaria (DC.) Zeller
Primeramente encontrada en Puerto del Rosario y Vigán, se aportan nuevas localidades:
Dunas de Corralejo. Leg.: V. Escobio. 20.01.06.
Jable de Lajares (hacia Villaverde). Leg.: V. Escobio.08.04.04; 25.02.05; 20.01.06; 25.02.06.
Lajares (jable hacia El Cotillo). Leg.: Eduardo Vidarte. 8.03.05.
Gran Tarajal. Leg.: Juan Miguel Torres. 20.01.05.
Risco del Paso. Jandía. Leg.: C.C. Rodríguez. 01.03.06; 27.05.06.
Obs.: Taxón muy común en todos los jables de la isla, donde prácticamente se puede encontrar a lo largo de casi todo el año por su estructura coriácea.
Phellorinia herculeana (Pall.) Kreisel, emend Dem.
El Cotillo. Leg.: V. Escobio. 08.04.04. Nilia Bañares. 21. 01.05. V. Escobio. 25. 02.05.
Risco del Paso. Jandía. Leg.: V. Escobio. 01.03.06; 27.05.06.
Obs.: Este interesante hongo se citó por primera vez para la isla de Lobos y posteriormente para Muley (Betancuria) y Esquinzo, en Jandía. En 2003, tuvimos noticia de su aparición en El Cotillo a través una fotografía remitida por el biólogo Carlos Canella, de AT Hidrotecnia, siendo después localizado por nosotros en esa misma localidad en 2004 y 2005. Esta especie es relativamente escasa y podría resultar afectada por la gran cantidad de amenazas que sufren los arenales de la isla.
En efecto, tanto en El Cotillo, donde la carretera nueva ha partido el jable en dos y se empieza a encontrar éste bastante degradado en los alrededores de la citada vía, con muchas pisadas y bastante tránsito de personas, como en el Sur, con una gran cantidad de pistas surcadas por vehículos todoterreno, que no conducen a ninguna parte, pero que abren el territorio de manera indiscriminada al paso de personas que no accederían a él de tener que ir caminando.
Inonotus tamaricis (Pat.) Maire.
Casco de Betancuria. Leg.: V. Escobio. 25. 02.05. Sobre tarajales, Tamarix sp.
Rosa del Taro. Leg.: G. Brito. 21.01.06. Sobre tarajales, Tamarix sp.
Obs.: Citado por Beltrán en 1999 para la Presa de la Peña, en Vega de Río Palmas.
Conclusiones.
Comenta la doctora Beltrán (2005) la existencia de especies de los géneros Pholiota sp., Inocybe (cf. rimosa), Lepiota sp. y Lycoperdon (cf. lambinonii). Aunque todavía en fase de estudio, ya podemos adelantar, para añadir a estas citas, como nuevos géneros para la isla Agaricus, con al menos cuatro especies y Coprinus, con otras cuatro. Además de ello, aparecerán nuevas especies de gasteromicetes, entre otras novedades.

No hay comentarios:

Publicar un comentario